Jalcomulco.- Ubicado en la zona central del estado de Veracruz, el municipio de Jalcomulco se ha convertido en uno de los sitios preferidos por los turistas nacionales y extranjeros, debido a su proximidad con el río del mismo nombre, a la serie de servicios turísticos que ofrece y a la hospitalidad de su gente.

Los ríos en la región de Jalcomulco, son los escenarios naturales obligados para disfrutar de los paisajes más bellos, además de la enorme variedad de deportes para los amantes de la adrenalina al aire libre.


Enclavado en las faldas de las montañas, Jalcomulco, representa un espléndido espacio que combina el contacto total con la naturaleza, de ahí que cada vez más turistas se sientan atraídos por conocer y disfrutar de este lugar.

 

Cientos de visitantes han podido descansar a la sombra de los arboles de mango, apreciar los cielos estrellados de sus noches claras, admirar el caudal del río, o bien, experimentar la aventura de andar en una bicicleta de montaña.

 

Y es que desde principios de los años noventa el ecoturismo ha sido parte muy importante en la economía de la región con más de una docena de hoteles y operadores de turismo de aventura.

 

Uno de los mejores ríos para la práctica del descenso de ríos o rafting en México es el río La Antigua, el cual fluye a través de Jalcomulco desembocando en el Golfo de México.

 

Otras actividades que pueden ser practicadas en la zona son el rápel, escalada en roca, senderismo, tirolesa, ciclismo de montaña, fotografía y temazcal, por mencionar tan sólo algunas.

 

De su historia y tradición

 

Jalcomulco es un pueblo muy viejo, que data de la época prehispánica, fue fundado a la izquierda del río Huizilapan, que en castellano significa “río de colibrís”, ahora se le conoce como río Pescados. La castellanización de la palabra náhuatl Xalcomulco quiere decir: Xal-arena, comul-olla o pozo y co–lugar, es decir, lugar de pozo de arena o barranca de arena.

 

Alrededor del año 900 de nuestra era, el imperio totonaca poblaba la región y se desplomó en la zona comprendida entre el río Huitzilapan y el río Papaloapan.

 

Durante el siglo XIX, Jalcomulco permaneció como una isla en medio de un gran oceáno, rodeado por todos lados de la hacienda de Tuzamapan, con una extensión de 40000 hectáreas, que colindaban al norte con la hacienda La Orduña, al poniente con Teocelo, al oriente con la hacienda El Lencero y al sur con los terrenos de Santa María Tlaltela.

 

De ricos platillos

 

La gastronomía de Jalcomulco es reconocida por su acamaya o camarón gigante conocido en otras regiones como langostino, el cual se prepara en salsa verde o enchipotlado.

 

Otros platillos que se recomiendan probar son las crucetas, cactus alargados y de consistencia más suave que el nopal, los cuales se preparan con caldillo de chile seco o con huevo; también los tamales de flor de izote son característicos de esta región.

 

Los turistas podrán permanecer en Jalcomulco cuantas veces lo deseen, debido a que cuentan con una serie de hoteles, restaurantes, locales que expenden artesanías de manufactura local y con diferentes agencias de servicios ecoturísticos, aunado a la atención de su gente, siempre cálida y gentil.