La llegada de turistas a las playas veracruzanas representa un fuerte impulso para la economía local, por lo que pobladores y prestadores de servicios optimizan durante esta temporada vacacional la atención a quienes desde ahora serán visitantes frecuentes.

En Paso Doña Juana, sitio ubicado en la localidad de Barra Juan Ángel, perteneciente al municipio de Úrsulo Galván, restauranteros ofrecen a sus visitantes deliciosos platillos elaborados con pescados y mariscos, característicos de la región, para el deleite de los turistas.


También un grupo de pescadores llamados ecoguías en movimiento ofrece recorridos y explicaciones sobre la historia y la ecología de la región. Otros más rentan sus lanchas para dar un paseo en banana. Habitantes con habilidades manuales, muestran y venden a los visitantes artesanías típicas que servirán de recuerdo para todo aquel que prefirió este destino turístico.

 


Raquel Aguilar Santiago, propietaria de uno de los restaurantes de la zona, dijo que los prestadores de servicios están al pendiente de que los visitantes recojan la basura para mantener el sitio limpio y en orden, “además de que les damos el mejor servicio; hemos tenido turistas nacionales y extranjeros, por lo que nos esmeramos siempre para que vuelvan”, comentó.

 

Don Florentino Jácome Luna, dueño de un restaurante en Paso Doña Juana, declaró que se aprestan como en cada periodo de descanso a atender a los visitantes. “Se rentan las palapas, las mesas y sillas; afortunadamente el tiempo se ha prestado, el clima es bueno, por lo que hemos recibido una gran cantidad de turistas”, señaló.

 

En esta tierra esencialmente tropical, en una región bañada por las aguas del Golfo de México, de exuberante vegetación, no existe el aburrimiento, ya que la gente disfruta caminar, pasear, platicar con sus habitantes, comprar y nadar.

 

Unos kilómetros más adelante, en las playas de La Mancha, al igual que en las anteriores, se instalaron puestos de Protección Civil y primeros auxilios para dar atención a aquellos bañistas que lo necesiten.

 

“Nos ocupamos de que la gente no se vaya mar a dentro, ya que la marea por momentos aumenta y es cuando estamos más alerta de los visitantes de nuestras playas”, comentó el guardavidas Marco Antonio Cortés, quien además destacó la colaboración de un agrupamiento marítimo y de elementos de Seguridad Pública.

 

En esta misma región, pero en el poblado de Nuevo Amelco, perteneciente al municipio de Apazapan, autoridades locales se aprestaron a limpiar previamente una gran parte de la rivera del Río Los Pescados. “Tuvimos el apoyo para que este lugar estuviera en condiciones de recibir a los visitantes y que nosotros pudiéramos trabajar sin ningún problema”, dijo la señora Marcela Pérez, encargada de un pequeño restaurante.

 

Ya sea en destinos de playa o de ríos, la población local y los visitantes nacionales y extranjeros pudieron disfrutar de un descanso, sin mayor complicación, lo que les permitirá retornar al lugar que visitaron o bien a descubrir algunos más que aún les aguardan.