El Tajín.- El gran broche de oro de la decimotercera edición de la Cumbre Tajín, Festival de la Identidad, la noche de este miércoles 21 fue la cantante islandesa Björk, quien abarrotó el Nicho de la Música, superando las expectativas de asistencia con un lleno total en la plancha del máximo foro en el Parque Temático Takilhsukut.

Enfundada en un traje metalizado color azul con vivos dorados, Björk lució su esponjada cabellera color naranja ante la multitud que, ansiosa por el inicio del concierto, no dejaba de corear su
nombre.


Acompañada por un numeroso grupo de coristas, la cantante islandesa brindó más de dos horas de música alternativa a la emocionada audiencia que no paró de saltar, cantar y gritar durante la espectacular actuación.

 

Desde un escenario enmarcado por un imponente órgano de viento, Björk interpretó piezas de gran calidad musical, entre las que destacaron Craving Miracles y Hunter, con las que encendió a las miles de voces que le acompañaron en cada interpretación.

 

“Venimos a México y estamos muy felices”, dijo la islandesa, quien pidió al equipo técnico iluminar los rostros de los 50 mil asistentes, ya que quería conocer al público veracruzano que invadía el Nicho de la Música hasta su máxima capacidad.

 

Practicando un poco de español, en varias ocasiones se dirigió al público para expresarle, a su manera, la emoción guardada por estar presente en la Cumbre Tajín 2012, “¡Hola! ¿Qué pasa?”, decía la intérprete.

 

En cada momento en que la cantante islandesa hacia una pausa para recuperar energías, el público no paraba de corear su nombre una y otra vez, hasta el momento en el que las luces del escenario se encendían nuevamente dejando ver la superproducción que la acompañaba.

 

Al despedirse del Parque Temático Takilhsukut, Björk recurrió a los fonemas habidos en su vocabulario para expresar lo que para ella representó, desde el momento de recibir la invitación, su participación en el cierre de la Cumbre Tajín 2012. “¡Muchas gracias!”, gritó a viva voz.