Y resulta, con los pelos de la verdad en la mano, que los próceres de la democracia resultaron campeones en el autoritarismo, fanáticos de la verticalidad y productores a nivel macro del lodo y otras linduras que, en el discurso nacional del Partido Acción Nacional son humanismo, humildad, respeto y todos los valores bajo la almohada santificada.

Casos como el que les platicaremos existen en todo el país, sin embargo, el tema Veracruz por vergonzoso, seguro que ocupará el listado de lo peor de ser partido de agachones, persignados y sumisos panistas.


Lo anticipamos y ayer mismo, a unas horas de que concluyera el registro de los candidatos, el PAN anidó su colección de las llamadas tepocatas y víboras prietas. Y con ese antecedente fue que exhibieron un cochinero ejemplar, pues el mismo día de que anulan las elecciones internas, reinstalaron por dedazo al mismísimo hampón Fernando Yunes como su candidato al Senado.

 

Entonces como bien dicen los propios militantes, de qué sirvió la queja, de que valió tanto circo y espera, si finalmente terminaron con lo mismo. Primero criticaron a Julen Rementería por haber impugnado y ahora con el dedazo mejor se quedaron callados, incluso el “arregladito” se quedó sumiso y resignado.

 

La gente ya no le critica a Julen su buen o mal trabajo como alcalde porteño, sino su cinismo de haberse vendido ahora. Mientras a “El Pipo”, Alejandro Vázquez Cuevas, que ha sido el eterno líder del PAN, ahora dice que si de algo se arrepiente fue de haber llevado a los Yunes al PAN. ¡Qué bonita familia!

 

La cosa es que una vez más el PAN acaba en lo que tanto criticó del PRI, los nefastos dedazos en las elecciones internas al Senado. Y un panista que se decía de hueso azul como Julen, perdió no solo su credibilidad, sino su dignidad. Años atrás, se le impuso a “Pipo” cuando lo quiso correr del partido y ahora, así de fácil dobló las manos.

 

No vamos a hacer coplas de más pero, qué terrible que una institución de derecha que asegura está a puntos de alcanzar a su histórico enemigo, se desnude ante la sociedad y revele, que lo de ellos, taparse de mugre mientras que en casa se flagelan con golpes de pecho, que de los valores que predican, mejor ni hablamos.

 

No en balde existe una erosión importante de panismo que en aras de la libertad, está buscando derroteros que en antaño demostraron eficiencia. Y más, cuando además de que se les exige rezar antes y después de cada jornada laboral, se les compromete en una estructura obligada a participar a favor de sus jefes, para evitar perder sus empleos.

 

Mientras tanto, queda el eco de Julen quien dice suavecito, que lo que definió el PAN es cosa juzgada, porque “aun por arriba de todo esto está el interés del partido, porque es más que aquellos que hace unos días resolvieron esta situación” y bla bla.

 

Vaya rodilleras, vaya terror por descubrir lo que saben sus jefes…

 


18 pendientes…
Correo:eldebateequis@gmail.com
Twitter.- @eldebateequis