México.- El presidente Felipe Calderón aseguró que sin una estrategia integral a favor de la seguridad, quienquiera que lo suceda en el gobierno, se habría encontrado con instituciones completamente infiltradas por los delincuentes, con una sociedad arrodillada frente a los criminales.

Calderón aseguró que al terminar su mandato seguirá en México y recibió criticas a su mensaje por “considerarlo acto de campaña”.


“La próxima Presidenta o el próximo Presidente de la República se hubiera encontrado que aunque quisiera enfrentar a los criminales, quizá ya el próximo sexenio hubiera sido demasiado tarde para México”, dijo.

 

En un mensaje destinado a resaltar los logros de su gestión y a dos días de que inicien las campañas electorales en pos de la Presidencia de la República, el Ejecutivo federal se dirigió durante casi dos horas a un público de diez mil personas convocadas al Auditorio Nacional, al cual arribó acompañado por su esposa, Margarita Zavala, y sus tres hijos, María, Luis Felipe y Juan Pablo, a quienes al final agradeció su apoyo en lo que llamó “una larga y compleja travesía; ha sido intensa y llena de experiencias y aprendizajes”.

 

“Más que una carga, ha sido un privilegio servir a México”; agregó.

 

Enseguida enumeró uno a uno los logros de su administración y señaló que constituyen un cambio radical en el rostro de México porque han sido realizados por un “gobierno humanista”, frase que a lo largo de su discurso mencionó hasta en ocho ocasiones.

 

Valiéndose de gráficas que fueron mostradas en tres enormes pantallas, el mandatario respondió a quienes le han criticado sus políticas sociales y económicas, y señaló que aun cuando México ha avanzado, aún falta mucho por hacer, pero tampoco el país ha podido crecer más porque le han “escatimado” reformas fundamentales como la laboral.

 

En el rubro de pobreza, dijo que en su gobierno, a pesar de la severidad de las crisis internacionales, la proporción de mexicanos en pobreza alimentaria, según el Censo, se redujo en 23 por ciento entre el año 2000 y el 2010.

 

Señaló que “mienten quienes afirman que ha crecido la pobreza en México en esta administración”, y dio cifras comparativas de 2000, 2006 y 2012.

 

Enseguida prometió: “A México, la razón de mi ser, le seguiré sirviendo al límite de mis capacidades y limitaciones, no sólo hasta el último día de mi mandato, sino hasta el último de mis días”.