Estados Unidos designó el viernes como narcotraficantes al mexicano Luis Fernando Sánchez Arellano y a Los Caballeros Templarios en México, los Cachiros en Honduras y los Urabeños en Colombia.

El presidente Barack Obama notificó la designación en una correspondencia dirigida al Congreso que la Casa Blanca difundió a la prensa.

 

Las personas y organizaciones designadas como narcotraficantes ven incautados cualquier activo que posean en Estados Unidos, donde tampoco pueden realizar transacciones financieras o comerciales.

 

El gobierno estadunidense acusa Sánchez Arellano de dirigir el cartel de Tijuana desde que en 2008 fue arrestado su tío Eduardo Ramón Arellano Félix por exportar desde Tijuana al sur de California múltiples toneladas de cocaína y mariguana.

 

Miembros de la organización Arellano Félix han perpetrado ataques recientes contra el cártel de El Chapo con el objetivo de controlar el mercado de Tijuana, después de que una tregua alcanzada en 2010 permitiera al cártel de Joaquín Guzmán transportar drogas a través del estado, según las autoridades.

 

El Departamento del Tesoro señala a los Caballeros Templarios de estar aliados con el cartel de Sinaloa para combatir a los Zetas en Zacatecas, Jalisco, Guanajuato y Nuevo León.

 

Esta agrupación, una fracción de La Familia Michoacana, controla una de las franjas más extensas de tráfico de metanfetaminas hacia Estados Unidos y es violenta en extremo.

 

Washington acusa a los Cachiros de ser una organización poderosa que coordina el paso por Honduras de la cocaína procedente y destinada a cárteles mexicanos y colombianos.

 

Por su parte, el Departamento del Tesoro describe a los Urabeños como una organización con sede en Urabá y presencia en 24 de las 32 provincias colombianas, que ha absorbido a ex miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia y están dirigidas por ex integrantes del Ejército de Liberación Nacional.

 

Según Washington, los Urabeños están aliados con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pero se han enfrentado con otras organizaciones criminales como los Rastrojos y los Paisas.

 

Fuente: Excélsior