Ciudad de México.- Antes de convertirse en el sospechoso principal del asesinato de una joven, Javier tenía un futuro promisorio. Era considerado genio de la física aplicada y destacaba como pasador en el equipo de futbol americano de su universidad.

Algo que peritos psicólogos aún no se explican sucedió el 27 de junio: Javier citó a Sandra, de 17 años de edad, en el Metro Tlatelolco, con la promesa de conseguirle un empleo, pero cuatro días después fue hallado el cuerpo descuartizado de la chica.


Según la averiguación previa FCUH/CUH-1/T3/1033/13-06, Javier la contactó por Facebook. Luego de varios días captó su interés y le aseguró que le podía conseguir un empleo como edecán.

 

En el expediente, Javier es el único sospechoso. Lo delataron los videos de las cámaras del Metro, el repentino abandono del apartamento donde vivía, los rastros de sangre hallados allí y un testigo que lo vio con el rostro arañado.

 

Extremadamente callado, así lo describen sus conocidos; arrancarle un saludo era más que complicado. Iba y venía por los pasillos de Tlatelolco como un fantasma, más días antes al asesinato de Sandra.

 

Según las investigaciones, sus padres se mudaron en abril y lo dejaron solo en el departamento, para que no le quedara lejos su escuela, de la que REFORMA se reserva los datos.

 

Apenas el año pasado había sido condecorado con la medalla de bronce en las Olimpiadas Internacionales de Física, en Estonia.

 

Ahora pesa una orden de aprehensión contra él. Indicios de sangre y piel dentro de su departamento fueron encontrados por peritos la semana pasada, durante un cateo.

 

Todo indica que allí golpeó y terminó con la vida de Sandra, habitante de Ixtapaluca; la seccionó con precisión de cirujano: el tronco y la cabeza fueron dejados en una bolsa de plástico en una jardinera de Tlatelolco, que se ve perfectamente desde el apartamento de Javier.

 

En otro punto de la unidad habitacional fue hallada una pierna, pero sus dos brazos y la otra pierna no han sido localizados.

 

El porqué Javier se volvió un asesino sigue siendo un misterio. En el expediente quedaron asentadas las entrevistas a sus padres. Él trabajaba como taxista, ella era ama de casa.

 

Negaron saber qué pasó con su hijo único, a quien toda la vida le pagaron clases de Tae Kwan Do y el futbol americano.

 


Para conocer el caso…

 

Estos son algunos elementos del feminicidio de Tlatelolco

 

LA VÍCTIMA

 

* Identificada como Sandra, de 17 años.

 

* Originaria de Ixtapaluca.

 

* Su cadáver fue hallado en Tlatelolco el 30 de junio.

 


EL SOSPECHOSO

 

* Identificado como Javier, de 22 años.

 

* Estudiante universitario.

 

* Tercer lugar en las Olimpiadas Internacionales de Física, en Estonia.

 


LAS PISTAS

 

* Javier contactó por Facebook a Sandra y le ofreció conseguirle trabajo.

 

* Las cámaras del Metro los captaron juntos.

 

* En su departamento había rastros de sangre.

 

* Un testigo lo vio con rasguños en el rostro.

 

Fuente: REFORMA