Eva Longoria fue traicionada por su diminuto bikini, un pezón se le asomó mientras ella maniobraba con la parte superior de su traje de baño al asolearse en las playas de Puerto Rico.

Resulta que la actriz quería tomar el sol y que no le quedaran las marcas del bikini por lo que mientras acomodaba el top, uno de sus senos quedó al aire.


Además del incidente, esta fotografía de Eva no es nada favorecedora, ya que se le puede ver un poco de “pancita” y bueno…ni hablar del hecho de que todo mundo te vea hasta lo más íntimo.

 

Después de batallar con su top Eva decidió mejor darse vuelta y tenderse sobre un camastro para asolearse, así al menos evitaría otro desliz de sus “lolas” y podría broncearse a gusto.

 

 

 

 

 

Fuente: Perez-Hilton