Las famosas viven entre flashes y cámaras, corriendo el riesgo de ser captadas en imágenes no muy favorecedoras.