Después de una serie de presentaciones durante el mes de diciembre, las funciones de “Los cuentos de la nana Pascuala”, llegan a su fin, por lo que se invita a la última presentación, este jueves 27 de diciembre a las 19:00 horas, en Cueva de La Orquídea.

“Los cuentos de la nana Pascuala” formaron parte de la tercera temporada del programa Cuentos Trashumantes, a cargo de Iván Zepeda, el cuentero cordobés, quien esta ocasión narró las aventuras de Teresa.


Teresa es una niña curiosa, de ojos grandes y trenzas largas que vive en Janitzio y que todas las tardes escucha los cuentos de Pascuala Corona, la nana de su mamá, que es algo así como una segunda abuela, cuando Teresa crece se convierte en maestra de primaria; un día en que los niños estaban insoportables y no querían trabajar, Teresa les hizo la siguiente propuesta: “si hacen la tarea, les cuento un cuento”.

 

La magia estaba hecha, los niños hicieron la tarea y la maestra no tuvo otra opción más que contarles el cuento, así fue como Teresa incursionó en la narración oral, intercambiando cuentos por tareas, pero llegó un momento en que se agotaron todos los cuentos que ella conocía y la nana Pascuala ya no estaba, pero ella sabía dónde había más cuentos, fue a las casas donde sabía que había nanas y en cada una decía: “por favor señora alquíleme su nana, necesito que me cuente un cuento”, de esta manera, Teresa fue recopilando historias contadas por nanas provenientes de diferentes latitudes del país.

 

Historias de tradición oral europea que llegaron con los conquistadores pero que al ser contadas por la boca de estas mujeres, en su mayoría indígenas o mestizas, cobran un nuevo significado, son historias de príncipes y princesas, de brujas malvadas, y de reyes preguntones. Historias tan antiguas como Cenicienta o Blancanieves pero en las cuales la protagonista no necesita de un príncipe que llegue a rescatarla, si no que ella misma es la heroína. Historias llenas de magia y aventuras.

 

La cita será en la Cueva de La Orquídea, el jueves 27 de diciembre, a las siete de la noche.

 

La entrada será libre.