En un comunicado remitido con motivo de la celebración del Día Mundial del Agua, Wahlström ha señalado que hoy debería ser una jornada "de reflexión sobre los retos del desarrollo sostenible y sobre los pasos que cada uno puede dar para hacer que el mundo sea un lugar donde se malgaste menos este bien natural".

“Vivimos en un mundo donde el agua potable es cada vez más escasa. Puede necesitarse entre 10 y 15 veces más agua para producir un kilo de carne que uno de trigo. Para 2030 necesitaremos al menos un 50% más de comida, un 45% más de energía y un 30%  más de agua”, estima Wahlström.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef anunciaron recientemente que se ha logrado cumplir con la meta de los Objetivos del Milenio (ODM) de reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso al agua potable tres años antes de lo estipulado.

 


Pese a ello, aún hay 783 millones de personas -alrededor del 11% de la población mundial- que no tiene acceso al agua potable y que en su mayoría, casi el 40%, residen en África Subsahariana.


Desde la ONU, recuerdan además que el ciclo del agua es cerrado y que no hay mas fuentes que las que pasan por la evaporación, condensación y precipitación y aunque el 72% de la superficie terrestre esté cubierta por agua, el 97 % es salada.

 


Hay que contar, además, con la contaminación irreversible por químicos, fertilizantes y pesticidas, que apartan recursos del circuito de agua potable. Elaborar mejores alimentos con menos agua es parte de la estrategia propuesta por ONU-AGUA para garantizar comida para todos. Las campañas del agua de la ONU se han dedicado en otros años, desde 1994, a su protección como un recurso de derecho universal.

 


En su declaración, que expresa la voluntad de acelerar el acceso al agua potable y al saneamiento de toda la población, se contempla una gestión “fundada en una combinación adecuada de contribuciones de los usuarios, presupuestos públicos, financiaciones privadas y canales bilaterales y multilaterales”, que algunos identifican con el interés de privatizar el recurso.