El video de una mujer en labor de parto sorprendió a las redes sociales, pues además de compartir el momento en que se convierte en madre, tiene a su bebé de pie.

Parir de pie no es una idea descabellada, sino una práctica tradicional que sólo se practicaba en regiones rurales de Perú.

 

Al parir de forma vertical, la pelvis se encuentra libre y permite adoptar todas las orientaciones posibles (ante/retroversión, inclinaciones laterales, rotaciones…). La fuerza de la gravedad se suma a la de la contracción, permite un mejor y más rápido encajamiento del bebé en la pelvis.

 

En la última fase del expulsivo el feto se enfila muy bien en el estrecho inferior de la pelvis, y ésta se adapta mejor al bebé.

 

Estando de pie, la mujer puede buscar la rotación de las caderas, modificando internamente los diámetros de la pelvis, y a la vez aliviar los dolores ligamentosos.

 

Fuente: SDPnoticias