Acostando a dos personas en un banco, las “cortó” a la mitad, para luego intercambiar sus partes, dejando los cuerpos mezclados. Como toque final dramático, el ilusionista huyó, dejando a las personas con los cuerpos por la mitad.

En un banco de un lugar público, el ilusionista seleccionó a personas que luego cortaría a la mitad. Colocó en forma horizontal en el banco a los voluntarios y procedió a “cortarlos a la mitad”. Luego, tal como se ve en el video, le dió un giro novedoso a un ya conocido truco y mezcló las partes de los cuerpos, huyendo luego y dejando a todos preguntándose cómo lo hizo.

Mientras que muchos se dejan sorprender y se sienten admirados ante la habilidad del ilusionista, muchos otros argumentan que todo es un truco de cámaras y que la ilusión no es para nada lo que parece.

En lo que todos los que ven el truco coinciden es que es realmente impactante y que da que hablar.