Existe una especie de oruga llamada opercularis Megalopyge que puedes encontrar en varias partes del mundo, incluyendo México. La característica principal de este lepidóptero es la cubierta de su cuerpo, que semeja el peluche y que orilla a muchas personas a tomarlas como mascotas.

El problema es que la ternura que causa este pequeño gusano puede resultar peligrosa debido a que al contacto con la piel puede provocar inflamación, picazón, mareo y, en algunos casos, dolor en el pecho, pérdida de la conciencia e, incluso, la muerte.

 

 

 

Fuente: SDPnoticias